viernes, 26 de agosto de 2016

LAURA FUKSMAN [19.078]


Laura Fuksman

Nació en Buenos Aires, Argentina, el 1 de diciembre de 1970.

Es médica. Instructora de Movimiento Vital Expresivo Y Coordinadora de Grupos con Recursos Expresivos del Sistema Rio Abierto.

Amante desde siempre de la música y la literatura. Es cantante. Recientemente publicó Hostal Klezmer (Ed. Zindo & Gafuri, 2016), su primer poemario.





del libro "Hostal Klezmer"


Tamaño mal

en el centro del hostal
donde las gotas se acumulan cuando llueve
los vapores contagian
los dedos el codo la nuca
trémulo en tul,
el esternón
abrigado juega
intermitentes escondidas con la tibieza.


---



Tangram
en que el edén
en abrazo vertical
supo: lo había olvidado todo
sobre geometría
la agudez de los ángulos,
la gravedad de las palabras
rulos, flecos y el mullido de los contornos
y entre tanto pedalear la intimidad,
la salamandra azul.


---



qué imagen perfecta la foto que no veo
                                                          Nicolás Pinkus

Tu cuerpo se abre como un gran libro
de ilustraciones mitológicas
e historias fantásticas,
de tapas duras
repujadamente enteladas
un siglo atrás.

  
(Recostado sobre la roca
brillos dorados salpican
su esmeralda cola
bífida

doy fe,
he conocido al sireno.)



---


No sólo el pan se vuelve cotidiano.
Con el mismo asombro
que los verdes búhos de traje victoriano
descifran mis trazos
en la pequeña libreta
traída de África
con el mismo asombro
escucho el albedrío de mi voz
y las palabras con las que soy dicha.


---


 No sólo el pan se vuelve cotidiano.
Como si no alcanzara
el melódico estertor
de estornudar la decadencia
volvió la niebla,
mi osamenta sibilante,
mi pasado anfibio
sin manto ni albergue

no debo levantarme aún.



---


No sólo el pan se vuelve cotidiano.
Con la misma calma
que los cerezos florecen
al ritmo del butoh
lentos, continuos
delicados engranajes
sin pensarlo construimos
la versátil pareja que somos
y no.


---



mientras se abisman inmóviles en el centro del torbellino
                                                             André Breton

y de cáscara,
el permiso
tapiz sin pleamar
atajo
mi voz
por tu cuerpo



---



vuelvo a vestirme
de blanco
si lo onírico escapa
del edredón en retazos
vuelvo a vestirme
sin permiso
vuelvo de blanco
con dificultad
a lo desecho
y al desencanto
de blanco vuelvo suceso
vestirme de próspera grieta
tesoro de nívea ilusión
vuelvo a vestirme
de blanco
a vestirme virgen
mirra entre mis cactus
sin terrazas hinojos,
jesuses ni magdalenas
vuelvo
a vestirme
de blanco
inmaculada.






.

jueves, 25 de agosto de 2016

NIKOLÁI ASÉIEV [19.077]


Nikolái Aséiev

Nikolái Nikoláievich Aséiev o Nikolái Aséyev –en ruso: Николай Николаевич Асеев– (10 de julio de 1889 - Moscú, 16 julio de 1963) fue un poeta y crítico literario ruso.

Fue un miembro destacado de LEF (Frente de Izquierda de las Artes), el colectivo de escritores, artistas y críticos de la vanguardia rusa de la década de 1920. Premiado con el Premio Estatal de la Unión Soviética (Premio Stalin), la Orden de Lenin y la Orden de la Bandera Roja del Trabajo, fue considerado uno de los poetas rusos más importantes de su época.

Fue colaborador del diario Vechérniaya Moskvá, entre otras publicaciones.

Estuvo casado con Oksana M. Aséieva, una de las conocidas hermanas Sinyakova, estrechamente relacionadas con el Futurismo ruso.

Obra

En antologías

1965: Poesía soviética rusa (traducción Nicanor Parra)





NIKOLÁI ASÉIEV (1889-1963)


HÚSARES AZULES 

Hiere la helada 
          como fuerte garra. 
Vuela el trineo 
          por el Fontanka. 
Su huella en la nieve 
          va trillando rayas. 
¿De quién esa risa? 
          ¿De quién esa voz? 

"Con mi propia mano 
          en el corazón, 
te lo digo yo: 
          No toques la espada. 
Frente a tal peligro, 
          si no es a ti mismo, 
a otros salvaguarda." 

Con los cascos blancos 
          golpeando en el hielo, 
sombras por Litieini 
          vuelan a lo lejos. 

"Y yo te respondo, 
          mi querido amigo: 
No temo la muerte 
          en tenso patíbulo. 
Mortal y oprobioso 
          en esta esclavitud 
es bajar la cabeza 
          y así envejecer. 
Hora es que unamos 
          sables con los sables. 
Mi corazón 
          está enamorado 
                    de la libertad." 

Labios encarnados 
          y pipas labradas. 
Húsares azules, 
          ¡probad el destino! 
Helos indomables, 
          helos inmortales 
otra vez reunidos 
          en la habitación. 
Guerreras abiertas 
          en noche profunda: 
"Sírvanme una copa 
          repleta de vino. 
Vertemos, bebemos 
          y nos despejamos: 
Por la Hermandad Sureña, 
          por los jóvenes hermanos." 

Sordas las guitarras, 
          altas las palabras... 

¿Qué guardar entre ellos? 
          A quiénes temer? 
Cual espuma en copas 
          hierve su pasión: 
Se lee "Gitanos" * 
          por primera vez. 
Por Litieini vuelven 
          las sombras volando. 
Ceños rigurosos 
          bajo las viseras 
miran los palacios. 
         Terminó el encuentro, 
                    ¡arre los caballos! 

¿Qué es esa, 
          qué es esa, 
                    qué es esa canción? 
Bajad la cabeza. 
          Las tenues guitarras 
que temblando callen: 
          Húsares azules 
en la nieve yacen. 

1927 

Traducción de Elva Macías

* Obra de Pushkin



MIS VERSOS  

Mis versos son de menta y ajenjo, 
tienen la frescura y el calor de la estepa. 
Es amargo el ajenjo, pero la menta cura las penas; 
doble juego, de calor y frío, 
de pares y nones. 

No es el hombre quien este juego elige. 
Juega el universo. 
Mis versos son como el curso 
de las estaciones del año. 

Versión de Vicente Arana




¿QUÉ ES LA FELICIDAD? 

¿Qué es la felicidad? 
Es tomar parte en las nobles acciones de los hombres, 
en la pasión ardiente, compartida, 
en el cálido trigo cosechado. 
¿Mas la dicha reside sólo en eso? 
Para nosotros, hijos de la época, 
que la naturaleza dominamos, 
¿no está en los espaciales vuelos hacia otros mundos? 
Sin pago o recompensa, muchedumbre 
de soles, levantaos y alumbrad, 
abríos a nosotros, cámaras estelares, 
tendeos, vías lácteas. 

Y cambiando de era 
para no unir la dicha a la amargura, 
putrefacción y muerte superando, 
un eterno frescor respiraremos. 
Al regresar del viaje por las constelaciones, 
besaremos con lágrimas la tierra, nuestra madre, 
y nos traerán mensajes y noticias 
de la profundidad sinfín del Universo. 
Tal es la dicha que está a nuestros alcances: 
llevar a los espacios la luz de la razón 
para que el mundo sea vivo, joven, 
y no sombras de horror en el vacío. 


Versión de César M. Arconada





ANTOLOGÍA DE LA POESÍA SOVIÉTICA
de ALEXANDER NAKAROV. Ediciones Júcar, 1974.








.

DEMIÁN BIEDNI [19.076]

Lenin con Demián Biedni


DEMIÁN BIEDNI

(Rusia, 1879-1945)




Versiones de Nicanor Parra


EPÍLOGO D E L P O E M A
"LA CALLE MAYOR"

Vueltas y más vueltas del carril de la historia... 
Ha sonado la primera campanada. ¿O será la segunda? 
Años terribles de lucha titánica, 
esa es nuestra victoriosa corona de laurel. 
     Hermanos, no creáis en la lisonja adormecedora: 
   "¡Sois los vencedores! Nos hincamos de rodillas." 
     No creáis, tampoco, en el cobarde lloriqueo. 
   "¡Nuestras vicisitudes no tienen fin!" 
No ¡mporta que piensen que nuestra Calle es un traspatio 
junto a la Avenida Mundial del enemigo. 
¿No es un hecho que esa avenida, muerta ya, 
se sostiene sólo con puntales e ilusiones? 
   Al avanzar por nuestra Calle Mayor retrocedimos, 
   pero, después de retroceder ante una fuerza superior, 
   Avanzábamos. Una y otra vez. 
No importa que la línea mundial del frente rojo 
sea intermitente. No importa que no sea recta. 

¿Vamos por esa razón a estallar en palabras de desaliento? 
¿Acaso ella no se fortalece día a día, acaso no se fortalece 
nuestra línea? 
     Montemos guardia ante lo conseguido a fuerza de tantos sacrificios, 
     observemos vigilantes los punteros del reloj. 
     Estremece la lejanía 
     el tronar de vivas voces de combate. 
Hermanos, escrutad las luces distantes, 
prestad oído al lejano tronar: 
son nuestras templadas reservas que avanzan. 
¡Rataplán-plán-plán! 
¡Rataplán-plán-plán! 
Avanzan, avanzan, avanzan, avanzan, 
unidas en cadenas de eslabones de hierro, 
pasos marciales avanzan imponentes. 
Avanzan imponentes, 
avanzan, 
avanzan 
sobre el último reducto mundial...

1922




NADIE SABÍA

(22 de abril de 1870)

Era un día como tantos otros, natural y corriente, 
envuelto en una bruma gris. 
Severa sonaba la voz potente 
del guardia en la esquina. 
En la catedral, el arcipreste oficiaba 
orgulloso del brillo del solideo.
Por la puerta de la taberna, 
el amanecer, iban y venían los borrachos. 
En el mercado se insultaban las vendedoras, 
zumbando como moscas en torno a la miel, 
y las burguesas se alborotaban, sin despegar la vista 
de las piezas de tela, 
entre los puestos donde se vende el percal. 
Un mujik miraba con muda tristeza 
la puerta de una oficina frente a un fragmento del "manifiesto", 
que amarilleaba sobre un tablero descolorido. 
En la atalaya el bombero daba vueltas como una fiera encadenada, 
y los soldados, 
bajo una granizada de blasfemias, 
cumplían órdenes a campo abierto. 
Una hilera de carretas reptaba hacia el río. 
Los cargadores enharinados se desplazaban de un lado a otro. 
Unos gendarmes conducían bajo custodia a un estudiante andrajoso. 
Un obrero con sus copas en el estómago chillaba 
"¡Pobre estudiante, que te vaya bien!" 
Nadie tenía idea, 
nadie en toda Rusia, cargada con su cruz milenaria, 
sabía que en un día tan corriente como ese en Rusia... 
había nacido Lenin.

22 de abril de 1927



ANTOLOGÍA DE LA POESÍA SOVIÉTICA
de ALEXANDER NAKAROV. Ediciones Júcar, 1974.












.

MARIANA ISARA [19.075]


MARIANA ISARA

Mariana Isara nació en Tamaki Makau Rau, Nueva Zelanda, en 1981.

En el marco de nuestro dossier de poesía actual de Nueva Zelanda, preparado y traducido por Andrea Rivas, presentamos la poesía de Mariana Isara quien vive en Ōtautahi / Christchurch. Su trabajo ha sido publicado en Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos, más recientemente en Jacket2. El poema “Ula” fue publicado por primera vez en Trout; “Autoretrato de Cualquier cosa del álbum: tu cuerpo sobre mí” fue publicado en New Zealand Listener.
http://circulodepoesia.com/2016/08/poesia-de-nueva-zelanda-mariana-isara/


Autoretrato de Cualquier cosa del álbum: 
tu cuerpo sobre mí

Ella viste
el tacto de él

como un anillo
brillando alrededor de su

dedo
muy cerca

del hueso
para evitar

que la distancia
entre.



Autoretrato de La explosión volcánica 
en Te Mari, Tongariro

está aquí
dilatándose como una nueva
herida sobre la anterior.

una difícil grieta
interna en nuestro bosque
filosofal. él es fuertemente

objetivo, lo llama
embrión. dice no. mis agallas
matutinas expulsan una intensa

amargura. siento
hermosas
impresiones, vida

animal floreciendo
dulces pistilos
y pobreza.



Autoretrato de Anastasius I

Impopular
con muchos
porque

está a favor
de la muerte
por la guerra.

Ella protege
un palacio de salvajes
bestias, y es alabada

por otros
por sus
escandalosos bailes.



Ula[1]

Ella tiene una apolillada cáscara de coco
Yo tengo fragmentos de hueso, ensartados
alrededor de mi cuello cual dientes de tiburón.

Pequeños pinchazos rojos aparecieron
cuando me lo puse ― formando arcos en mis
omóplatos.

Creí que eran arrancados
de los tiburones martillo.
Durante años

a través del arrecife nocturno
los tiburones me persiguieron
preguntando por sus dientes.



Sa’ee[2]

Llega la noche
flameada y besada por el fuego
Cuerpos manchados con dulces esencias de aceites
y la danza empieza

Flameada y besada por el fuego
Cantando:  Libéralo… y arrójalo
y la danza empieza
todas las mujeres desnudas

Cantando: Libéralo… y arrójalo
resplandecen en el calor
todas las mujeres desnudas
bailando salvajes

Resplandecen en el calor
Cantando: Cuando una papaya es…
bailando, salvajes
amarilla de un lado
¡su sabor será dulce!

Suaves al tacto
Los hombres se acercan con sus lenguas
¡su sabor será dulce! Suculencia…

Los hombres se acercan con sus lenguas
desechan sus hojas
Suculencia…
Los lories de corona azul

Desechan sus hojas
todos los hombres desnudos bailando. Salvajes
los lories de corona azul
salen desde su dormitorio

Todos los hombres desnudos bailan salvajes
Las mujeres arrancan la fruta del mar
salen desde su dormitorio
Lamidas por la sal, azúcar morena

Las mujeres arrancan la fruta del mar
Cuerpos manchados con dulces esencias de aceites
Lamidas por la sal, azúcar morena
Llega la noche.


Notas de la traductora

[1] Ula es una palabra saomoana para decir “collar”.

[2] Sa’ee. Es una danza tradicional saomoana, donde el sexo oral femenino es interpretado en público. Esta danza fue prohibida por los misioneros y dejó de ser interpretada. El Sa’ee fue aparentemente muy popular y la causa de “mucho regocijo”. El sentido de la danza responde a “volver al lori de corona azul saliendo de su dormitorio” una referencia a la excitación sexual.


Mariana Isara
New Zealand

Mariana Isara was born in Tamaki Makau Rau in 1981. She is currently crafting a collection of poems towards an MA in Creative Writing from Victoria University.

Lepe


1.

Lepe, we had to leave the 
'land without vegemite'. You
were c/o God by then. Mum

wanted us to know that some
things can not be honoured and
kept until the day you die.
Sometimes you have to let go.

You being Grandfather's slit
drum would never have approved
of that.     Good-bye, Good-bye, we
waved, and Lani cried for our

silent electric father.



2.

Pale nana's house was flash
but there was no money for 
lollies on the D.P.B.

Escaping chores I climbed 
the wattle tree, into the sky
I rode my flying fox dreams
imaging you younger

squealing like the Sunday pig
when the pe'a took flight
to hang themselves out in black
windless lines, their velvet wings
o p e n i n g dark umbrellas
against a hot sweaty sky.



3.

Christchurch was a mean city
in the eighties they didn't 
like Polynesians much, or 
later in my teens bright
psychedelic clothing. I live

in Wellington now. When I 
hang out my washing I peg
it down hard. I don't want my 
underwear to blow away.

Lani lives in this city too
She wears a  polka-dot dress
She coats her eyes with the night
She goes out dancing, dancing.



4.

Do you remember when the cloud
forests were still whole. The Island
was laid out like the finest 
fine mat God must have 

woven with Mary's skilled white
hands and lifting your fan at
church, how you longed to hold them.


When we came back here we did
not go to church again, and
after she had cut her hair
short, mum told us that God was

a Woman, which didn't go
down well in R.E class at
school when I was asked to leave
and never come back again.



5.

In Samoa they wouldn't let
The Da Vinci Code screen. On 
the radio I heard the 
Government censor saying:
'There is no such thing as free
speech, speech is free as long as
it is in the rules'.     I have

not yet learnt to hold my tongue.

*

The world's a blow up atlas
I want to travel before 
it deflates.  I am restless
my afterbirth was never
buried on either island.

I do not know where I will
be returned to when I die.



6.

Lepe, do you know why all
of a sudden I have these
dark half moon circles under
my dim neon eyes?     If I

wake again from bad dreams and
call out your name, would your brown
arms hold me like a fale

holds a family, letting
the sea air come in, could your
cold palms be welcome ice cubes
on a night too hot to move,

can you sing me back to sleep?



7.

We've been told many times how
you would scrub and scrub the floor,
the church clothes, our father's face
until the Lord's glory was

reflected there and your hands 
raw and sticky mangoes peeled.

Ten children is rare these days,
things are different now for 
women Lepe, we have the 
Pill.     David does the dishes
and cooks for me, like before 
the missionaries.
You could vote in Samoa now.

The last time that I saw him,
Dad said  heaven will be in-
complete without me. I have
told him to give you my love.







.

KAWABATA BOSHA [19.074]


Kawabata Bosha 

(1897-1941)
Nacido el 17 de agosto en el centro de Tokio, Japón, es también famoso como pintor. 
Su apellido es 川端 信 一 Kawabata Nobukazu. Su padre tenía una gran influencia en su carrera haiku. Su abuelo y su madre trabajaban en un hospital y de niño fue su deseo convertirse en médico. 

Su hermanastro era Kawabata Ryushi川端龍子 (Ryuushi), que más tarde se convirtió en un famoso pintor de pinturas japonesas tradicionales (Nihonga). 

A los 17 años comenzó a utilizar el nombre del haiku Bosha. Más tarde se convirtió en el estudiante más querido de Takahama Kyoshi y trabajó con el Grupo Aogiri あ を ぎ り 句 会. 

Pero su tuberculosis pulmonar empeoró y murió a una edad temprana en 1941. En la noche del 16 de julio escribió su último haiku. 


石枕してわれ蝉か泣き時雨 
ishi makura shite ware semi ka naki shigure 

a stone for a pillow 
me, just another cicada ... 
so shrill, like crying 

Tr. Gabi Greve 




Pisando el verdor de la estación
Piso
Un cúmulo de nubes



Ante el templo de las Seis Virtudes
Al fondo de las tinieblas
Los gusanos gritan



Luna de nieve
matizando de azul
la noche oscura

Selección y Adaptación al castellano Alfredo Lavergne


Silenciosamente, silenciosamente,
cae la nieve
del cielo donde chilla el milano



Solo una gota de rocío
situada en una hoja
indestructible

El rocío se condensa y se posa en algún sitio por un tiempo, ... en la estética japonesa la gota de rocío es considerada como lo máximo en fragilidad y fugacidad...” Este haiku, fue publicado por primera vez en 1931 en la revista Hototogisu, especializada en el género.



¿a dónde va
la flor de la magnolia?
nadie lo sabe...

(Trad. José María Bermejo)



Magnolia caída.
¡Nadie sabe
tu destino!








.